Gracias a la combinación del agua electrolizada y la fotocatálisis, somos capaces de aumentar la productividad y calidad de las cosechas en los invernaderos. Controlando los parámetros del agua y el aire, reforzamos el sistema inmune de las plantas y creamos un ambiente idóneo para su crecimiento.