Desinfección Continua del Agua (CWD):

Esta tecnología se basa en la hidrólisis y consiste en instalar una cámara de reacción en la recirculación del aljibe de AFCH, en el interior de esta cámara se inicia un proceso por el cual la molécula de agua se disocia en diversas especies debido a la aplicación de corriente eléctrica sobre ella.

La hidrólisis del agua se produce cuando una corriente eléctrica se dirige del cátodo (+) hacia el ánodo (-). Aquí, el agua actúa como un conductor eléctrico fluido. Estas condiciones específicas permiten la producción de hidroxilos (OH). Estos últimos poseen un potencial de oxidación elevado (índice ORP – Oxidation Reduction Potential ó potencial de reducción-oxidación).

Un tratamiento eficaz del agua exige una producción de hidroxilos (OH-) regulados constantemente. Esta regulación debe ser independiente de la calidad y del tipo de agua. Si no se cumplen estas condiciones básicas, la formación de los hidroxilos deseados no será suficiente y la desinfección perderá buena parte de su eficacia. Es por eso que CDW controla automáticamente estos parámetros para producir en todo momento una cantidad de hidróxilos máxima.


Desinfección Dosificada del Agua (DWD):

Es un tratamiento que consiste en nebulizar, previa limpieza, una cantidad de desinfectante en una zona contaminada. Esta cantidad depende del tamaño de la habitación o zona, pero debe asegurar una desinfección de alto nivel, reducción de log 4-5, es decir 10.000 / 100.000 veces menos el número de gérmenes. El objetivo de este tratamiento es reducir todas las formas de microbios, incluyendo las esporas y los hongos.

Es un tratamiento que consiste en nebulizar, previa limpieza, una cantidad de desinfectante en una zona contaminada. Esta cantidad depende del tamaño de la habitación o zona, pero debe asegurar una desinfección de alto nivel, reducción de log 4-5, es decir 10.000 / 100.000 veces menos el número de gérmenes. El objetivo de este tratamiento es reducir todas las formas de microbios, incluyendo las esporas y los hongos.


Ultrafiltración Controlada Automática (ACU):

Es una tecnología que se utiliza para filtrar todas las pequeñas partículas suspendidas, como las bacterias y los virus and el agua. Es una técnica de filtración por membrana. El interior de la membrana actúa como un tamiz muy fino, con un tamaño de poro de 0.015 a 0.03 μm. El agua debe ser empujada a través de estos poros con una presión de aproximadamente 2 bares. Lo que permite la reducción de las bacterias de legionella por esta técnica y de hasta 99.9999% (Log 6).