¿Qué es el COVID-19? ¿Cómo reducir el riesgo de contagio?

Ituval Innovación, a la vanguardia de la tecnología medioambiental
marzo 30, 2020
Envirolyte frente al COVID-19
abril 15, 2020
¿Qué son los coronavirus?
Los coronavirus son una gran familia de virus que pueden causar enfermedades en los animales o los seres humanos. En relación con las personas son conocidos varios coronavirus que causan infecciones respiratorias, que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) o el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS). El coronavirus recientemente descubierto, científicamente llamado SARS-CoV-2, causa la enfermedad COVID-19. Se conoce que este coronavirus está en la clasificación de virus con envoltura vírica.
¿Cómo se propaga el COVID-19?
Según la Organización Mundial de la Salud, este coronavirus puede propagarse de una persona a otra a través de pequeñas gotitas de la nariz o la boca, que se propagan cuando una persona con COVID-19 tose o exhala. Otros medios de transmisión pueden ser:
· El aire, a través de la tos y estornudos.
· Tocar superficies u objetos contaminados, y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos antes de lavarse las manos.
· El contacto personal cercano como darse la mano.
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas del COVID-19 son como otras infecciones respiratorias superiores, incluyendo fiebre, tos y dificultad para respirar. Estos van desde leves a graves y aparecen entre 2 y 14 días después de la exposición al virus.
¿Cómo puedo reducir el riesgo?
Mantener una buena higiene es vital para minimizar el riesgo de infección. De acuerdo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias de España, el riesgo de infección puede reducirse con estas medidas:
· Asegurarse que los protocolos de lavado minucioso de las manos se siguen correctamente puesto que lavarse las manos es una de las mejores maneras de evitar la transmisión de este y otros virus.
· La limpieza adecuada y desinfección de superficies y zonas de mucho contacto táctil, tales como tiradores de las puertas.
· Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos sucias.
· Evitar el contacto cercano con personas que están enfermas.
· El mantenimiento de buenas prácticas de seguridad alimentaria. Esta es una parte vital para reducir al mínimo el riesgo de transmisión de la infección.
· Asegurarse de realizar los procesos de limpieza y desinfección adecuados para los alimentos crudos.